Traductor

miércoles, 9 de diciembre de 2015

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA


Los revolucionarios son cabezas duras para asimilar la realidad, y presas fáciles de la fantasía y la ilusión. Ocurre siempre cuando llegan arriba. En tal caso, se producen frecuentes manifestaciones de esa enfermedad de altura que es la arrogancia del poder. Gobernantes, parlamentarios, autoridades que se hallan en la línea, se tornan triunfalistas, se enconchan como galápagos frente a la crítica, abren su oído solo al elogio y a los cantos de sirena. Se ciegan a la presencia de los agentes del fracaso, que generalmente son aduladores que alaban a quienes mandan mientras ellos meten la mano en el bolsillo del pueblo, en ministerios, aduanas, gobiernos seccionales, dondequiera. Aquellos dirigentes equivocados, pudiendo atraer a los amigos y a los vacilantes, los menosprecian, los marginan, incluso los condenan.

Este panorama lo conocemos bien los ecuatorianos. Fue lo sucedido el 23 de febrero del 2014 cuando Alianza País sufrió una estrepitosa derrota nacional, tan catastrófica que esa misma noche el presidente Rafael Correa  criticó males de bulto como el sectarismo presente en todo aquel proceso, y las fáciles mentiras según las cuales se contabilizaban miles de comités revolucionarios que no existían.

Era de suponer que luego de aquella derrota apabullante, funcionarían la crítica y autocrítica necesarias y saludables. Pero no: esa misma noche el oportunismo, cubriéndose con ropaje socialista, lanzó la famosa consigna de la reelección presidencial, entregando así una suculenta troncha a la demagogia hambrienta, a la política de desinformación y montajes en que son diestros los expertos en imagen, siempre bien pagados por multinacionales y bancos privados, cuando no directamente por la CIA.

Lo sucedido aquí el 23 de febrero del 14, se reprodujo en grande el pasado 22 de noviembre en Argentina, con el triunfo de Mauricio Macri, y en proporción mucho más grande en Venezuela el reciente 6 de diciembre. Claro que los casos difieren mucho, pero cumplen una misma hoja de ruta trazada por el imperio, en su plan de restauración conservadora y neoliberal en nuestra América Latina. Esa hoja de ruta contempla en todos los casos anotados (y por supuesto en el Brasil caotizado este momento por iguales designios), la utilización de una enorme maquinaria contrarrevolucionaria, que incluye la acción de la partidocracia resucitada ex profeso, el empleo masivo de las aplanadoras mediáticas, el sabotaje y la guerra económica, con episodios de muertes fríamente preparadas.

En el caso de Venezuela, fue el propio presidente Obama quien trazó la línea en el pasado marzo, cuando declaró  a los cuatro vientos: "Venezuela se haconvertido en una amenaza inusual y extraordinaria contra la seguridad nacionalde Estados Unidos y su política internacional". Dicho de otro modo: según Washington, ese peligro venezolano - Revolución Bolivariana, chavismo, presencia del presidente Maduro-, había que echarlo abajo. La obra devastadora ha comenzado con el triunfo de la contrarrevolución. Claro que la Revolución Bolivariana no arriará sus banderas, pero la recuperación del camino perdido será dura, larga y amarga.

Aquí vale una reflexión (aunque sea una voz clamando en el desierto):  nada de ello tendría el efecto demoledor de los mencionados fracasos si no fuera porque los revolucionarios, situados en los engranajes del poder, les facilitan a los restauradores y fascistas la obra destructora gracias a sus políticas en que sobran los beneficiarios y faltan los conductores.  De allí la necesidad y la urgencia de emplear esos instrumentos irremplazables como son la crítica y la autocrítica en los procesos revolucionarios. Si no se lo hace, pronto tendremos nuevos capítulos de esta novela del terror: Crónica de una Muerte Anunciada.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.
C. M. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

7 comentarios:

  1. Hay mucha inconsciencia y desmemoria, los mismos beneficiarios critican las obras que se hacen

    ResponderEliminar
  2. Opinión
    Nosotros, la clase media
    Gerardo Chacón | Enfoque | JUEVES 10/12/2015

    Enfoque
    Un amigo explica los acontecimientos de Argentina y Venezuela, mediante una teoría de ciclos de cansancio de los pueblos. Y, en parte, tiene razón. Hace años ya, cuando lo de la guerra civil de Nicaragua, con esa banda de terroristas que se llamaba “La Contra”, en un avión desde Managua a El Salvador pregunté a mi vecina de asiento y qué dicen los nicaragüenses sobre esta situación. Sin dudar me contestó: queremos que se acabe; gane quien gane, pase lo que pase; pero que ya termine la guerra. Y lo que vino fue un gobierno de derecha, que movió al pueblo a votar después por Daniel Ortega. Es la historia del intervencionismo en todos los países, con algún signo de socialismo democrático, desde Allende, Nicaragua, Libia, Irak, etc. Destruyen el régimen elegido por el pueblo, toman el poder, llegan las bandas de asaltantes, los terroristas fundamentalistas, las persecuciones, y tras un largo calvario, otra vez el pueblo despierta y vuelve a elegir gobiernos progresistas. Y el ciclo comienza de nuevo. Pero, mi amigo no tiene toda la razón, porque este devenir de ciclos se puede romper; hace falta una toma de conciencia histórica, de saberse actores de la historia y conocer qué camino es el que verdaderamente lleva a la justicia, a la libertad, a la igualdad. Para un demócrata no hay otro camino. El de la guerra sea armada o económica, el boicot, la desinformación permanente, el fomento del miedo y hasta la denigración de las personas, no son democráticos. Los más susceptibles a este tipo de campañas somos la clase media. Nosotros, la clase media somos los volátiles ideológicos. Nos solidarizamos con los pobres, con una enorme generosidad en las campañas navideñas, con las fundaciones de buen corazón; pero nos unimos férreamente con los de arriba, si nos abren un senderito para pertenecer a esa clase. El problema de los gobiernos progresistas de América Latina, es que nosotros mismos hemos ampliado esta clase media en estos años. Y esa tarea era y sigue siendo necesaria. Hemos sacado de la pobreza a millones; pero dicha clase no se conforma con subir un peldaño, quiere avanzar en la escalada. Lo que no entiende o no soporta es reconocer que hay tiempos y demandas, incluso algunas intactas para los de más abajo. Mucho menos aceptan que hay límites al crecimiento, que es imposible la igualdad en los parámetros del consumismo. De allí la rebelión de las clases medias. Ellas, es decir nosotros, somos los que estamos revirtiendo estos procesos, porque en el egoísmo de ver solo por nosotros, apoyamos a los de arriba. Es un momento muy difícil, las clases medias se vuelven el fiel de la balanza. Para que continúen apoyando medidas sociales, de redistribución, de inversión para bienes comunes, etc. deberíamos tener una firmeza ideológica y mirar en el proceso una transparencia y nitidez indubitables. Los estrategas de campañas presidenciales exitosas de derecha ya están dando conferencias cómo enganchar a las clases medias. Conocer sus muchas debilidades y veleidades es, para ellos, la clave. Para la izquierda, es más difícil; no puede apelar a las mismas tácticas maquiavélicas. La doctrina profesada y la práctica ejecutada está ahí. Ese es el discurso de la próxima campaña. El pueblo más pobre, en su mayoría, puede apoyar la continuación del proyecto político; pero las clases medias deberán ser conscientizadas del rol histórico que han llegado a jugar en un proceso, que según las viejas teorías enfrentaban solo a capitalistas y proletarios y, que ahora, depende de nosotros, la inconformista y débil ideológicamente clase media

    ResponderEliminar
  3. Estimado amigo, en efecto estando de acuerdo con la situacion de y autocritica ausente en el Movimiento Pais, sumado a la presencia de alianzas de socios muy listos, el traginar del Movimiento, especialmente en las ultimas elecciones internas, dan como resultado un nuevo clientelismo de puestos y prevendas rifadas y feriadas a plenitud. En este contexto muchas direcciones claves de la politica fueron a parar en oportunismo mas recalcitrante que aplaude con fuerza figura del presidente Correa pero se pone en la posicion de avestruz al momento de enfrentar, desde esa instancia, y defender las propuestas. Ahi esta la clave, sino les invito a revisar cuantos directores del Movimiento han salido a defender las enmiendas publicamente.

    Creo de el Movimiento debe realmente fijar su mirada en los territorios y sernir, y sernir. Los pocos que puedan quedar haran un papel mas que la mayoria de oportunistas que se engranan con facilidad en procesos revolucionarios.

    Un abrazo fraterno.

    Patricio.

    ResponderEliminar
  4. Estimado amigo, en efecto estando de acuerdo con la situacion de y autocritica ausente en el Movimiento Pais, sumado a la presencia de alianzas de socios muy listos, el traginar del Movimiento, especialmente en las ultimas elecciones internas, dan como resultado un nuevo clientelismo de puestos y prevendas rifadas y feriadas a plenitud. En este contexto muchas direcciones claves de la politica fueron a parar en oportunismo mas recalcitrante que aplaude con fuerza figura del presidente Correa pero se pone en la posicion de avestruz al momento de enfrentar, desde esa instancia, y defender las propuestas. Ahi esta la clave, sino les invito a revisar cuantos directores del Movimiento han salido a defender las enmiendas publicamente.

    Creo de el Movimiento debe realmente fijar su mirada en los territorios y sernir, y sernir. Los pocos que puedan quedar haran un papel mas que la mayoria de oportunistas que se engranan con facilidad en procesos revolucionarios.

    Un abrazo fraterno.

    Patricio.

    ResponderEliminar
  5. Estimado amigo, en efecto estando de acuerdo con la situacion de y autocritica ausente en el Movimiento Pais, sumado a la presencia de alianzas de socios muy listos, el traginar del Movimiento, especialmente en las ultimas elecciones internas, dan como resultado un nuevo clientelismo de puestos y prevendas rifadas y feriadas a plenitud. En este contexto muchas direcciones claves de la politica fueron a parar en oportunismo mas recalcitrante que aplaude con fuerza figura del presidente Correa pero se pone en la posicion de avestruz al momento de enfrentar, desde esa instancia, y defender las propuestas. Ahi esta la clave, sino les invito a revisar cuantos directores del Movimiento han salido a defender las enmiendas publicamente.

    Creo de el Movimiento debe realmente fijar su mirada en los territorios y sernir, y sernir. Los pocos que puedan quedar haran un papel mas que la mayoria de oportunistas que se engranan con facilidad en procesos revolucionarios.

    Un abrazo fraterno.

    Patricio.

    ResponderEliminar
  6. Estimado amigo, en efecto estando de acuerdo con la situacion de y autocritica ausente en el Movimiento Pais, sumado a la presencia de alianzas de socios muy listos, el traginar del Movimiento, especialmente en las ultimas elecciones internas, dan como resultado un nuevo clientelismo de puestos y prevendas rifadas y feriadas a plenitud. En este contexto muchas direcciones claves de la politica fueron a parar en oportunismo mas recalcitrante que aplaude con fuerza figura del presidente Correa pero se pone en la posicion de avestruz al momento de enfrentar, desde esa instancia, y defender las propuestas. Ahi esta la clave, sino les invito a revisar cuantos directores del Movimiento han salido a defender las enmiendas publicamente.

    Creo de el Movimiento debe realmente fijar su mirada en los territorios y sernir, y sernir. Los pocos que puedan quedar haran un papel mas que la mayoria de oportunistas que se engranan con facilidad en procesos revolucionarios.

    Un abrazo fraterno.

    Patricio.

    ResponderEliminar