Traductor

martes, 31 de marzo de 2020

LENÍN MORENO DEBE IRSE


Ha llegado el momento. La situación del Ecuador no aguanta más. El nefasto gobierno de Lenín Moreno debe irse. Su presencia constituye un atentado contra la salud y la vida del pueblo ecuatoriano.

Pese a que desde diciembre -es decir, hace cuatro meses-  se advirtió el peligro de la pandemia del coronavirus que hoy nos azota, el régimen no hizo nada, absolutamente nada: ni adquirió los medicamentos y equipos necesarios, ni organizó los hospitales, ni preparó los contingentes sanitarios. Quemó el tiempo en sus delirios anticorreistas persiguiendo opositores, fraguando juicios, espiando y encarcelando, todo con el apoyo paternal del hitlercito norteamericano y con la participación fervorosa de la oligarquía, la banca chulquera y los grandes medios; todos vinculados a CREO, el Partido socialcristiano y ese club de fósiles políticos tipo fabiolos, osvaldos hurtado, pacos moncayo y trujillos.

Y mientras el hambre azota a los pobres de Guayaquil y de todo el país, Lenín Moreno ordena entregar a los especuladores de la deuda externa 320´000.000 de dólares.

Propiamente no Lenín Moreno porque aquí el rey reina pero no gobierna. Se contenta con rodar su silla por la alfombra roja de la Casa Blanca y, cuando más, leer con  “mala letra” los comunicados oficiales escritos por cualquier mediocre.

El gobierno de Lenín Moreno debe irse o pronto presenciaremos en todo el país, comenzando por el “exitoso” Guayaquil de los Nebot y compañía, un torrentoso desfile de ataúdes y bolsas negras selladas con muertos contagiados por coronavirus. Esto en medio de caos, saqueos y masacres, como ocurriera bajo el gobierno socialcristiano de Camilo Ponce Enríquez en el macabro 3 de Junio del 59.

Sí, el gobierno de Moreno debe irse.

Ecuador, 31 de marzo de 2020

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

ALCEMOS LA CABEZA

Jaime Galarza Zavala

Corre un viento glacial de puerta en puerta:
es la noticia del coronavirus.
La muchedumbre se acurruca y tiembla,
el campo grita pero nadie le oye,
el hambre en las ciudades se pasea.
“¡Se acerca el fin del mundo!”
auguran los profetas y la prensa.
Y tú, querida, lloras. Y tú callas, amigo,
pensando que en verdad muere la Tierra.
Así olvidamos que un millón de veces
se salvaron los seres y el planeta
¿Acaso algún mal duró cien años?
¿Acaso siempre la muerte nos gobierna?
Cuántos tsunamis padeció el abuelo,
cuántas hambrunas, cuántas guerras,
y cuántos sismos, encierros y destierros,
y cuántas plagas al parecer eternas,
y en los hombros la carga insoportable
de los amos de casa y los de afuera.
Mas de tumbo en tumbo caminamos
en búsqueda febril de la existencia
y del amor, que es todo nuestro premio.
Y es que se va la vida, mas regresa;
muere el sol cada día, mas retorna.
Dejemos ya el llanto y la tristeza.
Inventemos de nuevo la esperanza.
Alcemos la cabeza.

Ecuador, 31 de marzo de 2020

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

sábado, 29 de febrero de 2020

EL 8 DE MARZO, LA MUJER Y LA REPRESIÓN


El Domingo 8 de marzo la humanidad celebra el Día Internacional de la Mujer. Desgraciadamente la fecha transcurre en medio de enormes casos de represión, persecución y violencia contra la mujer en todos los continentes. Nombres simbólicos de este drama son Irak, Libia, Siria, Afganistán, para citar sólo algunos países donde las bárbaras guerras desatadas por el imperio norteamericano y sus aliados, hacen víctimas a millones de madres e hijas, muchas de las cuales fugan de esos países, frecuentemente para morir ahogadas en el Mediterráneo, en desesperada búsqueda de pan, respeto y paz.

En nuestra América sucede algo similar con los millones de hogares en que las mujeres buscan la emigración hacia los Estados Unidos y otros países del continente. El caso del Ecuador no es menos dramático, también desde nuestros lares salen miles de mujeres hacia la emigración mientras adentro padecen desempleo, femicidio y persecución política en el marco de un régimen que se precia de ser el “Gobierno de todos”.

Los casos que afectan a la mujer actual en nuestra patria forman legión, especialmente desde el gobierno socialcristiano de León Febres Cordero, con militantes revolucionarias como Consuelo Benavides y otras, perseguidas, ultrajadas, torturadas, asesinadas.

En ese mismo lapso se dio la macabra historia de centenares de mujeres violadas y ultimadas por grupos criminales vinculados al poder, y que la justicia enmascaró y protegió tras la figura de Daniel Camargo Barbosa, delincuente de menor categoría utilizada como chivo expiatorio.

En igual periodo ocurrió el caso de Fybeca, hoy cubierto con el disfraz judicial de “Caso González y otros”, en el que desaparecieron y murieron los esposos de las “tres Dolores”.

En nuestros días son varios los casos que condenan el carácter represivo del gobierno actual. Ejemplos a citarse, aunque no únicos, son los de la Prefecta de Pichincha Paola Pabón y  de la periodista y activista social Graciela Mora. Paola que vio su casa asaltada bajo acusaciones deleznables de incitación a la violencia, y que sólo fue liberada por la presión internacional. En el segundo caso, la acusación contra Graciela por una supuesta incitación nada menos que al “asesinato” de Julio César Trujillo, el extinto presidente del Consejo de Participación Transitorio, que murió de muerte natural tras un episodio médico de derrame cerebral, perfectamente establecido por los partes profesionales del Hospital Metropolitano; pese a lo cual a ella se le amenaza con la cárcel. ¡Y qué decir de los millares de mujeres indígenas y no indígenas, incluidas colegialas y universitarias, víctimas de la violencia oficial en el pasado octubre, con resultado de mujeres que perdieron los ojos y sufrieron diferentes heridas!

De allí que nos parece muy valiosa y oportuna la iniciativa que han tomado colectivos sociales de Guayaquil para celebrar este 8 de Marzo en actos de rechazo a la violencia entronizada en el gobierno de Moreno, tan aplaudido por Donald Trump, el nuevo hitlercito cuya acción destructiva desata una pandemia universal peor que el coronavirus. Y esto para satisfacer su delirante sueño de una tercera guerra mundial.

La mejor forma de celebrar el Día Internacional de la Mujer aquí y dondequiera es levantar voces y acciones solidarias contra quienes la ultrajan, la reprimen y asesinan.


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

jueves, 20 de febrero de 2020

DURO DE MORIR


El así llamado correismo - tendencia política que mueve el tablero todos los días-, resultó un fantasma difícil de matar, por mucho que quiera empujarle a la tumba una poderosa entente de políticos, empresaurios, ultra derechistas, ultra izquierdistas, oportunistas de toda laya; en fin, esa fanesca descompuesta que constituyen la anti patria y la partidocracia.

Con el objetivo de sepultar al incómodo fantasma, se ha desatado un vendaval de acusaciones, investigaciones judiciales, juicios plenos y rumores mil, debidamente orquestados por la mafia mediática y ciertos servicios de inteligencia que hace tiempo la CIA ha venido prohijando en esta desdichada nación, que nunca dejó de ser una colonia apenas disfrazada de los Estados Unidos.

Para rematar el escenario descrito, acaba de darse el gran show de la entrevista Moreno-Donald Trump, en que mientras nuestro gobernante avanzaba por la alfombra roja a la Casa Blanca, los que allá disponen y ordenan pisoteaban alegremente en el suelo la bandera ecuatoriana. En suma, un encuentro de amos con bufones y vasallos.

La prueba de que el “correismo” sigue vivo son los sondeos y encuestas que distintos medios han realizado últimamente, según los cuales, de efectuarse elecciones presidenciales ahora, el triunfador sería con largueza el candidato “puesto” por Rafael Correa, al cual seguirían de lejos los candidatos derechistas, llámense Nebot, Lasso o perico de los palotes.

Una muestra también del vigor que tiene la tendencia “correista”, la tuvimos el 14 de febrero último en Portoviejo, donde ésta se dio cita para analizar la coyuntura actual y las proyecciones hacia las elecciones del 21. Con escasa publicidad, prácticamente sin propaganda, allí se reunieron alrededor de 1200 ecuatorianas y ecuatorianos, convocados por iniciativas particulares como las del dirigente social Walter Gómez. En el evento participó un conjunto de delegaciones espontáneas de varias provincias e intervinieron distintos oradores, especialmente expositores previamente invitados como Diego Borja, Pabel Muñoz, Graciela Mora, Virgilio Hernández.

Uno de los puntos más destacados fue el rechazo a las persecuciones políticas, carcelazos y amenazas de cárcel que sufren dirigentes y militantes de la tendencia. Pero también fue reiterado el tono autocrítico de muchas de las intervenciones, bajo el cual se señalaba que las directivas y candidaturas correspondientes a este agitado periodo de lucha política deben incluir el reconocimiento de los errores pasados y  la fisonomía fresca de nuevas figuras en los distintos planos de la conducción y la representación. Al respecto se dejó oír una consigna muy fuerte expresada en una palabra: “Renovación, Renovación”.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

miércoles, 12 de febrero de 2020

EL DIOS DE LA GUERRA,

Y “LA MIMADA DE DIOS”


Desde el primer día de su gestión presidencial, Donald Trump se fue erigiendo en supremo guerrerista mundial, en real dios de la guerra. Su primer viaje internacional fue para venderle un lote de armas norteamericanas a Arabia Saudita, que no está en guerra con ningún otro país, pero que es una gran base militar de los Estados Unidos. Un lote por cien millones de dólares.

Posteriormente, Trump ha enarbolado la bandera bélica en Afganistán, Libia, Irak, Irán, Siria, todo el Oriente Medio. En Irak su desfachatez criminal se tradujo en el asesinato del General iraní Soleimani, respetado negociador de la paz en esa convulsionada región. A la vez Trump ha venido impulsando a la OTAN para rodear de bases militares a Rusia.

En fecha reciente, dispuso lo que pomposamente llamó “El acuerdo del siglo para la paz entre Israel y Palestina”, esto con la presencia y el aplauso de Benjamín Netayahu, el máximo guerrerista de Israel, y con prescindencia de representantes palestinos. Acuerdo que mantiene el descoyuntamiento de Palestina en varias regiones controladas por Israel, incluyendo la capital histórica de Palestina: Jerusalén.

Mientras hace público alarde de que Estados Unidos posee “el ejército más poderoso del mundo”, este gran mercader de la guerra anuncia que su país destina actualmente un trillón de dólares para comprar armas “todas producidas por nosotros, los Estados Unidos”, para acrecentar más todavía el poderío de las distintas fuerzas.

Si no se le frena a tiempo en sus ínfulas hitlerianas, la consecuencia de los delirantes designios imperiales de Trump no puede ser otra que el holocausto de la humanidad en una cuarta guerra mundial.

En este escenario, la suerte de América Latina está echada: vivimos y viviremos episodios de violencia contra gobiernos legítimos, agresiones a Cuba, Venezuela y otros países, fomento de golpes de Estado, persecución a mansalva a todos quienes se atrevan a levantar la voz contra el imperio. Una reedición de gobiernos tipo Pinochet en el continente.

En ese contexto, el papel que juega nuestra patria ecuatoriana comienza a ser y será a ritmo acelerado el de una valiosa pieza de la maquinaria bélica norteamericana.

En tal dirección,  desde 2018 se viene aplicando el plan militar de Estados Unidos para ocupar Galápagos a partir de la base aérea de San Cristóbal, supuestamente para la supervisión del narcotráfico, conformando luego una triangulación con la base aérea Eloy Alfaro de Manta y la  base aérea de Guayaquil, con lo que prácticamente queda encerrado en ese triángulo más de cincuenta mil kilómetros cuadrados de mar territorial y suelo de la patria.
El mecanismo de la  supervisión se ha fijado en el empleo de dos tipos de aviones: el Orión P3 y el Awak, aparatos de alta tecnología y gran radio de acción exclusivamente destinados al espionaje.

Al momento, la cacareada visita oficial de Lenín Moreno y su costosa comitiva a Estados Unidos tiene, entre otros intereses de los Estados Unidos y del Ministerio de Defensa del Ecuador -que no del país- la ampliación de estas operaciones, sin que medie ningún tratado específico ni normas expresas como se entrevé por la renuncia del ex embajador ecuatoriano en Washington, Francisco Carrión, sustituido por Ivonne Baki,  con el beneplácito pleno del Senado dominado por los republicanos y aprobado por el gobierno de Trump.

A propósito, bien vale recordar que la nueva embajadora ha servido a gobiernos derechistas y que pese a sus ancestros árabes más bien se halla sumada a la política sionista contra Palestina.

La personalidad de Ivonne Baki figura -de grandes escenarios sociales y económicos- está signada por una vanidad parecida al de este dios de la guerra. Basta recordar la entrevista que hace unos años le hiciera la revista Diners de Fidel Egas, magnate del Banco Pichincha, en la cual ella se vanaglorió de sus permanentes éxitos, señalando que eso no era nada raro pues era: “la mimada de Dios” (título con el cual se publicó la entrevista).

Con estos antecedentes, bien cabe suponer que el encuentro Trump - Lenín Moreno, agenciado por la embajadora, no traerá resultados positivos para el hambreado pueblo ecuatoriano que hoy, sumido en el desempleo, no alcanza a comer las alcachofas que los sabios economistas del gobierno ofrecen al apetito de los norteamericanos. Servirá para la autopropaganda del régimen, cada vez rodando al precipicio, para consolidar el dominio del dios de la guerra sobre nuestro país y elevar los bonos mediáticos y la cartera personal de “la mimada de Dios”.


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________

P.D.  A partir de esta fecha todos los jueves habrá un artículo del autor.

Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

martes, 22 de octubre de 2019

DEL PÁRAMO A CARONDELET…PASANDO POR GUAYAQUIL


En medio de lo oscuro que vive y se presenta en lo político nuestro país, una conclusión brilla con más luminosidad que el sol de Los Andes, y es ésta: los gobiernos del Ecuador en el futuro cercano no saldrán del club La Unión, de Guayaquil, ni de las casas aristocráticas de Quito. Tampoco del seno de las cámaras ni de la Embajada norteamericana. Los nuevos gobiernos bajarán del páramo para instalarse en Carondelet, desde luego pasando por Guayaquil recogiendo el abrazo de las nuevas generaciones de indígenas guayaquileños, por más que Jaime Nebot Saadi los quiera mandar de retorno al páramo.

Y es que en los doce días de octubre que duró el paro indígena, quedó perfectamente claro que la principal fuerza social, al menos por ahora, está en el movimiento indígena que ha sido capaz de conmover y movilizar al país entero, a pesar de que la población indígena es apenas del 8% de la nacional.

Durante estas jornadas pudo advertirse claramente que las aspiraciones del movimiento iban más allá de la derogatoria del desdichado Decreto 883 ordenado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y acatado servilmente por el Gobierno de Lenín Moreno. El grito de las masas sublevadas era de “Fuera Moreno fuera”, al que se sumó la iracunda exigencia de que renunciaran los ministros de Gobierno y Defensa, María Paula Romo y Oswaldo Jarrín, respectivamente, identificados como ejes de la represión. A ello se agrega la toma de gobernaciones en varias provincias y el inocultable afán de llegar al Palacio de Carondelet. Todo este dramático y largo episodio demuestra esa voluntad de las masas de convertirse en poder político, aunque esta aspiración fuera mediatizada por los diálogos convocados por el presidente, en los que se procuró, más que satisfacer las demandas del pueblo sublevado, decapitar lo que a todas luces tenía un anuncio de revolución de las masas.

Desde luego, una revolución sin cabeza, pues ni la dirigencia indígena ni los aguerridos colectivos, ni líderes políticos o partido alguno actuaron conforme la histórica demanda, que costó numerosas vidas, incontables heridos y desaparecidos y cerca de dos mil detenidos.

Por otro lado, se evidenció que en el seno del gobierno obran elementos fascistas para quienes la orden de reprimir y matar fue la consigna de todos estos días sangrientos. Estos elementos lograron consolidar su influencia, especialmente a través de la policía nacional, convertida en el principal garrote de la represión.

En cuanto al papel de los militares, se vieron varios episodios en que soldados y oficiales confraternizaban con los manifestantes, demostrando que ellos también son sensibles al sufrimiento y aspiraciones del pueblo. Al respecto habrá que ver si la destitución de los altos cargos de las Fuerzas Armadas son o no un castigo por alguna negativa a convertirse en verdugos y asesinos de sus hermanos.

Ahora bien para bajar del páramo a Carondelet dando la vuelta por Guayaquil, no será suficiente la voluntad del movimiento indígena ni de las organizaciones sociales que lo apoyan. Tampoco los colectivos, partidos o líderes de la sociedad civil podrán acceder a Carondelet solos y por cuenta propia.

La lección de estos días es muy clara: o las grandes mayorías nacionales, las ciudadanas y ciudadanos nos unimos en un gran frente de la patria, en un ancho cauce democrático, o seguirán imperando el Fondo Monetario Internacional (FMI), las cámaras y la oligarquía. La sangre derramada en este octubre habrá sido un sacrificio vano.


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

martes, 9 de julio de 2019

CLONAR A TRUJILLO


¿Sabe usted, paisano, qué significa el verbo clonar? Sí, en efecto: clonar es el término científico que sirve para señalar la técnica de reproducir igualito, mediante células vivas, a otro ser: un cerdo, un burro, un borrego, cualquier noble animal. Y tú, brillante universitario fanático de Liga, ¿conoces que en éste, tu atrasado país,  hay genios de la clonación? ¿No lo sabías? Yo tampoco, pero para algo están los periodicotes, que si no sirven para madurar aguacates, en cambio nos ilustran con su sabiduría. Allí tienes  El Comercio de 23 de junio de este año, en que un sesudo editorialista, Marco Arauz Ortega, propone “clonar a Julio César Trujillo”. Así, tal como lo lees. El principal objetivo de tan singular clonación consiste en que el extinto presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social-transitorio, regrese de ultratumba para despanzurrar al Consejo definitivo presidido por el cura Tuárez, quien fuera  elegido, nada menos, como resultado de la jugada maestra del propio Trujillo, la cual consistió en proponer al gobierno, junto con otros, que convoque a la consulta popular del 4 de febrero de 2018, justo para ir a la elección del definitivo. ¿Entiendes tú esta movida? Yo tampoco.

Ahora bien, lo grave de esta sabia clonación consiste en que ni Arauz ni nadie puede garantizarnos que el resucitado no vendría a refundar el partido conservador de Julio Tobar Donoso, con su Protocolo de Río de Janeiro, ni la democracia popular de Osvaldo Hurtado, pues en vida Trujillo dirigió el partido clásico de los curuchupas de alto copete, y luego cofundó la DP con Hurtado y apoyó su célebre hazaña de la sucretización de la deuda, según la cual  los empresaurios que debían en dólares a la banca norteamericana cancelaron su deuda con la plata del Banco Central- plata de todos los ecuatorianos- mientras este conjunto de vivos pagaría al Central el caritativo favor con miserables sucres ecuatorianos.

Otra cuestión seria que podría suceder con el resucitado es que retornara a sus andanzas golpistas que le destacaron cuando apoyó al general Raúl González Alvear en el célebre “Golpe de la Funeraria”, fallida acción de la CIA ocurrida el 1 de septiembre de 1975, la cual dejó un charco de sangre en Carondelet con su cincuentena de heridos y muertos entre soldados y civiles. Además, la inclinación de Trujillo hacia el golpismo puede verse claramente cuando al partir dejó inaugurado un comité para recoger firmas destinadas a la desaparición del Consejo  de Participación definitivo, para lo cual puso a la cabeza del flamante engendro a una golpista de nota: Rosalía Arteaga, quien siendo vicepresidenta de Abdalá Bucaram abandonó a este y en unión del general Paco Moncayo y de León-Nebot,  con el auspicio del embajador yanqui Leslie Alexander, derrocaron al líder del PRE y lo sustituyeron con el famoso “Fabiolo”, uno de los atracadores más grandes que ha parido el desdichado Ecuador.

Tales son los peligros de la genial clonación de Julio César Trujillo. Esto sin contar con el riesgo de que, una vez resucitado, vuelva a cobijarse en el madrinazgo político de la doctora Isabel Robalino Bollo, cuyo nombre inmortalizó Philip Agee en su célebre Diario, al estampar esta información: “Isabel Robalino Bollo: agente de la CIA en Quito, utilizada para labor sindical en la CEDOC y para actividades de propaganda del Comité para la Libertad de los pueblos”.

He allí las consecuencias que tendría esta originalísima clonación propuesta por tan brillante columnista.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores. 

C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe 

miércoles, 24 de abril de 2019

FRAUDE: LAS DIEZ OREJAS DEL ZORRO

La astucia del zorro para esconderse y camuflarse a fin de robar gallinas, es proverbial. Igualmente es conocida la astucia de la derecha ecuatoriana para robar votos y resultados en los procesos electorales. Siempre lo hizo y en ese campo se destaca, más que otros, el Partido Social Cristiano. 

Basta recordar el gran fraude nacional que llevó a la presidencia al fundador de dicha secta política, Camilo Ponce Enríquez,  en 1956 derrotando mañosamente al candidato del Frente Democrático, el liberal Raúl Clemente Huerta, cierto que con la ayuda del presidente Velasco Ibarra, quien vociferó a los cuatro vientos su famosa consigna: “O yo trituro al Frente o el Frente me tritura a mí”. Por cierto, el Frente fue triturado. 

Se inauguró así  el primer gobierno socialcristiano de la historia, que se caracterizó por una corrupción universal, jamás vista, y que se llenó las manos con la sangre del pueblo guayaquileño, brutalmente masacrado el 3 de junio de 1959. Luego vendría con Febres Cordero el segundo gobierno socialcristiano, mientras hoy se prepara  el tercero con Jaime Nebot, cuyo camino lo viene asfaltando Lenín Moreno, y como parte del cual estamos viviendo el fraudulento proceso electoral al que fuimos arrastrados el 24 de marzo reciente por el Consejo transitorio que dirige Julio César Trujillo, y a la vez,  por  ese club de amigos en discordia que se llama Consejo Nacional Electoral (CNE).

Pero ahora le falló la astucia al zorro, pues le brotaron diez orejas que le hacen fácilmente reconocible desde lejos.  Y son estas:

1. La prematura campaña de Trujillo para desaparecer el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), evento fundamental de las elecciones de esa fecha, convocado por mandato de la Consulta Popular del 4 de febrero de 2018.

2. La reticencia del CNE para llamar oportunamente a la misión técnica de veedores de la OEA, reclamada por Graciela Mora y otros  candidatos.

3. La división en tres de las papeletas para la elección del CPCCS: 28 candidatos hombres, de los cuales se debía escoger 3; 11 candidatas mujeres, para seleccionar 3, y 4 candidatos para Nacionalidades, a escoger 1, con lo que se completa la nómina de 7 consejeros requeridos por la ley. Esto, cuando las tres secciones debían constituirse en una sola papeleta, facilitaba la manipulación y el fraude al menos  en las dos menores señaladas.

4. La intimidación de parte del CNE a los seis candidatos acusados de “correístas” por haber figurado en la famosa “polla participativa”, en que el ex presidente Rafael Correa aparecía diciendo que él votaría por dichas candidaturas. Intimidación que no se hizo a quienes asomaban en similares “pollas “ socialcristianas, con Rosa Chalá u otras candidatas abrazadas con Nebot en sendas fotos. 
       
5. La negativa del CNE a escrutar primero los votos para el CPCCS, que era la única votación nacional e internacional, mientras las demás eran seccionales (alcaldes, prefectos, etc.), lo que por fuerza determinaba que el conteo para el Consejo se hiciera en altas horas de la noche, al día siguiente… o nunca.

6. Los apagones eléctricos e informáticos, constatados por los propios miembros del CNE y por veedores de la OEA, durante los cuales se pudo manipular fácilmente los resultados.

7. El acoso “amistoso” que sufrieron candidatas  y candidatos por parte de allegados al gobierno y a la derecha para que comprometieran sus votos o silenciaran su palabra, acoso que fue denunciado inútilmente en reuniones con el CNE.

8. Omisión de envío de papeletas para la elección de mujeres en casos de cantones como Gualaceo y otros del Azuay.

9. Igualmente, menor número de papeletas, en general, para el CPCCS, respecto de las destinadas a las elecciones seccionales, cuando el número de votantes era exactamente igual para el uno y el otro caso.

10. Rechazo a veedores acreditados por diversos candidatos, e incluso atropello a varios de ellos por parte de elementos de la fuerza pública o autoridades de mesa.

He allí un ligero retrato de las diez orejas  de este zorro político que fracasó en su astucia el 24 de marzo. Esperemos unos días, que a lo mejor no son diez sino cien las orejas  a descubrirse, esto mientras Trujillo, acompañado por Rosalía Arteaga, la conspicua golpista del Carnavalazo de 1997, galopa por todo el país en cumplimiento de la patriótica misión que se ha impuesto: acabar definitivamente con la participación ciudadana para que retornen los dorados tiempos de la partidocracia que se repartía las instituciones de la patria como una res despedazada.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe