Traductor

viernes, 2 de noviembre de 2012

MURRAY VERSUS LA CIA



Suma tan grande que es igual a  300 mil sueldos básicos de nuestro país. Cuánta propaganda, cuántos sobornos, cuánta guerra sucia, cuántos mercenarios puede pagar esa millonada. La causa para este despilfarro sería doble: la decisión de Washington de impedir que un triunfo de Correa siga al indeseable triunfo de Hugo Chávez, que era el vivo deseo del aparataje norteamericano encabezado por la Casa Blanca, la CIA y el Pentágono, esa santísima trinidad que hace la desgracia del mundo.
Esto por un lado, y por otro, la feroz avidez con que el Imperio quiere devorar a Julián Assange, crimen que no puede cometerlo mientras tenga la protección diplomática del Ecuador. Pero, dicen algunos, ¿qué credibilidad merece la palabra de Craig Murray?  ¿No son más creíbles los apurados desmentidos del embajador yanqui en Quito,  con los cuales ha bendecido a la CIA y ratificado una extra terrestre política de no intervención por parte de Washington? Para responder estos interrogantes, hay que señalar que CraigMurray, diplomático, rector de universidades inglesas,  mediador en conflictos de África por encargo de la Corona Británica, además de escritor y periodista, tiene en estos últimos años un bien ganado prestigio como activista de derechos humanos, especialmente desde que denunciara, siendo embajador en Usbekistán, en 2004, la utilización de ese país, situado en la frontera norte de Afganistán como centro carcelario y pista para los vuelos secretos con destino a las cárceles ocultas de la CIA en Guantánamo, Polonia, Rumania y tantas otras partes: esto con la complicidad de los servicios secretos de Gran Bretaña. Cabalmente, estas denuncias le valieron  para ser destituido. La palabra de una personalidad de estas dimensiones, debe ser creída. En cuando a sus fuentes, seguramente Murray no las revelará, pero sin duda rondan las clausuras de la propia CIA, dentro de la cual, para ventura de los pueblos, se ha dado más de un Philip Agee.
Por lo demás, creerle al embajador yanqui es soñar con ángeles y querubines. En nuestra América, la bota sanguinaria del imperio está dondequiera, ya por las agresiones armadas directas y desembozadas (Cuba, Nicaragua, Guatemala, México, Grenada, República Dominicana), ya por las “operaciones encubiertas” que echaron por tierra gobiernos y proyectos democráticos, con casos emblemáticos como el de Pinochet y dictaduras entreguistas como la del Ecuador, con la Junta Militar que nos tiranizó desde 1963 a 1966.

E-mail: jaigal34@yahoo.es         Twitter: @jaigal34 

P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si esta a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa.

3 comentarios:

  1. Saludos compañeros. Gracias por su artículo, Jaime como siempre muy claro y orientador.En esta época globalizadora neoliberal es alentadora la actitud del diplomático inglés quien alerta al mundo, particularmente a nuestro país, sobre los tejes y manejes de la corrupta política internacional gringa,que busca por todos los medios mantenernos neocolonizados y doblegados a través de sus adláteres para continuar con el saqueo a nuestros países.

    ResponderEliminar
  2. Realmente es descarado el embajador del imperio, parece ignorar todo el historial intervencionista de los Estados Unidos, a lo largo y ancho del mundo, que solo han respetado a sus incondicionales y sumisos adláteres. Hoy continúan siendo los guardianes del mundo y desestabilizan a cuántos se opongan a sus designios. Esto está sucediendo en Siria, sucedió en Libia, sucederá en Irán.
    Pretendieron evitar el triunfo de Chávez y continuarán con todos los representantes progresistas y dignos del continente.

    ResponderEliminar
  3. Al igual que muchos, estoy convencido que lo dicho por el ex embajador Murray, es verdadero, slo hay que recordar el historial intervenconista de los gobiernos yanquis, y cuando se juegan sus intereses, no les importa los medios que utilice, pues estos estan justificados por su fin, que en su caso no es otro que seguir domiando a los pueblos y someterlos a las nuevas formas de esclavitud.
    sabremos responder con un rotundo y contundente triunfo en una sola vuelta a los intentos de sometimiento y amedrentamiento del imperialismo noteamericano.
    hasta la victoria siempre.

    ResponderEliminar