Traductor

miércoles, 24 de abril de 2019

FRAUDE: LAS DIEZ OREJAS DEL ZORRO

La astucia del zorro para esconderse y camuflarse a fin de robar gallinas, es proverbial. Igualmente es conocida la astucia de la derecha ecuatoriana para robar votos y resultados en los procesos electorales. Siempre lo hizo y en ese campo se destaca, más que otros, el Partido Social Cristiano. 

Basta recordar el gran fraude nacional que llevó a la presidencia al fundador de dicha secta política, Camilo Ponce Enríquez,  en 1956 derrotando mañosamente al candidato del Frente Democrático, el liberal Raúl Clemente Huerta, cierto que con la ayuda del presidente Velasco Ibarra, quien vociferó a los cuatro vientos su famosa consigna: “O yo trituro al Frente o el Frente me tritura a mí”. Por cierto, el Frente fue triturado. 

Se inauguró así  el primer gobierno socialcristiano de la historia, que se caracterizó por una corrupción universal, jamás vista, y que se llenó las manos con la sangre del pueblo guayaquileño, brutalmente masacrado el 3 de junio de 1959. Luego vendría con Febres Cordero el segundo gobierno socialcristiano, mientras hoy se prepara  el tercero con Jaime Nebot, cuyo camino lo viene asfaltando Lenín Moreno, y como parte del cual estamos viviendo el fraudulento proceso electoral al que fuimos arrastrados el 24 de marzo reciente por el Consejo transitorio que dirige Julio César Trujillo, y a la vez,  por  ese club de amigos en discordia que se llama Consejo Nacional Electoral (CNE).

Pero ahora le falló la astucia al zorro, pues le brotaron diez orejas que le hacen fácilmente reconocible desde lejos.  Y son estas:

1. La prematura campaña de Trujillo para desaparecer el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), evento fundamental de las elecciones de esa fecha, convocado por mandato de la Consulta Popular del 4 de febrero de 2018.

2. La reticencia del CNE para llamar oportunamente a la misión técnica de veedores de la OEA, reclamada por Graciela Mora y otros  candidatos.

3. La división en tres de las papeletas para la elección del CPCCS: 28 candidatos hombres, de los cuales se debía escoger 3; 11 candidatas mujeres, para seleccionar 3, y 4 candidatos para Nacionalidades, a escoger 1, con lo que se completa la nómina de 7 consejeros requeridos por la ley. Esto, cuando las tres secciones debían constituirse en una sola papeleta, facilitaba la manipulación y el fraude al menos  en las dos menores señaladas.

4. La intimidación de parte del CNE a los seis candidatos acusados de “correístas” por haber figurado en la famosa “polla participativa”, en que el ex presidente Rafael Correa aparecía diciendo que él votaría por dichas candidaturas. Intimidación que no se hizo a quienes asomaban en similares “pollas “ socialcristianas, con Rosa Chalá u otras candidatas abrazadas con Nebot en sendas fotos. 
       
5. La negativa del CNE a escrutar primero los votos para el CPCCS, que era la única votación nacional e internacional, mientras las demás eran seccionales (alcaldes, prefectos, etc.), lo que por fuerza determinaba que el conteo para el Consejo se hiciera en altas horas de la noche, al día siguiente… o nunca.

6. Los apagones eléctricos e informáticos, constatados por los propios miembros del CNE y por veedores de la OEA, durante los cuales se pudo manipular fácilmente los resultados.

7. El acoso “amistoso” que sufrieron candidatas  y candidatos por parte de allegados al gobierno y a la derecha para que comprometieran sus votos o silenciaran su palabra, acoso que fue denunciado inútilmente en reuniones con el CNE.

8. Omisión de envío de papeletas para la elección de mujeres en casos de cantones como Gualaceo y otros del Azuay.

9. Igualmente, menor número de papeletas, en general, para el CPCCS, respecto de las destinadas a las elecciones seccionales, cuando el número de votantes era exactamente igual para el uno y el otro caso.

10. Rechazo a veedores acreditados por diversos candidatos, e incluso atropello a varios de ellos por parte de elementos de la fuerza pública o autoridades de mesa.

He allí un ligero retrato de las diez orejas  de este zorro político que fracasó en su astucia el 24 de marzo. Esperemos unos días, que a lo mejor no son diez sino cien las orejas  a descubrirse, esto mientras Trujillo, acompañado por Rosalía Arteaga, la conspicua golpista del Carnavalazo de 1997, galopa por todo el país en cumplimiento de la patriótica misión que se ha impuesto: acabar definitivamente con la participación ciudadana para que retornen los dorados tiempos de la partidocracia que se repartía las instituciones de la patria como una res despedazada.

E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

domingo, 14 de abril de 2019

LLUVIA DE HECES FECALES


Dentro de la carga de acusaciones y difamación lanzada por el gobierno de Lenín Moreno contra Julián Assange para justificar su obsequiosa entrega  a la policía británica, hay un cargo sucio y maloliente: que el periodista asilado en nuestra embajada en Londres, había embadurnado las paredes del recinto diplomático con heces fecales (El Comercio, 11 de abril2019). Obviamente, nadie cree semejante embuste, repetido una y otra vez por el primer mandatario y su poderosa ministra de cárceles y policía, María Paula Romo, incluso en ruedas de prensa internacionales.  Embuste descomunal, que contribuyó a dañar la figura del ecuatoriano Assange para sustentar su entrega a la policía británica, que invadió nuestra embajada supuestamente soberana, y esto a sabiendas de que la víctima sería extraditada a Estados Unidos. Y decimos  “ecuatoriano” porque el propio Ministro de Relaciones Exteriores José Valencia asevera que la nacionalización otorgada al periodista australiano por la ex Canciller Espinosa está todavía sujeta al “examen de irregularidades”.

En tanto, lo que sí es cierto, es que la descompuesta tripa política del actual régimen está lanzando materia sucia por doquier, a través de insultos, acusaciones de toda índole contra sus opositores, sin pruebas ni sustento, chismes de baja estofa para dañar la honra ajena, falacias contra ciudadanas y ciudadanos que se atreven a presentarse como candidatos a distintas dignidades sin el visto bueno del clan de mandamases que desgobierna nuestra patria; en fin, una verdadera lluvia de heces fecales.

Claro que en esta obra anti sanitaria, la cúpula responde así a las órdenes  de los amos del Norte, representados por el vicepresidente Mike Pence y el Secretario de Estado, que a su turno en sus visitas a Quito le exigieron a Moreno la entrega de Assange, como también lo ha hecho  el Grupo Militar que expulsó Rafael Correa y que ha retornado con el pretexto de combatir a “Guacho” y al narcotráfico. Y sin duda , por el Fondo Monetario Internacional  que a cambio de sus préstamos impone sus leyes antinacionales y antisociales, ejecutados por una corte de ministros de la economía, la banca central, la prensa mercantil que se autodenomina “libre” y que hoy aplaude cuando el gobierno de Moreno vulnera descaradamente los derechos humanos en su acción contra Julián Assange, verdadero representante de la prensa libre y del derecho de los pueblos a una información abierta y veraz sobre los criminales manejos del imperio a escala del Ecuador, América y el mundo.

Nos preguntamos: ¿El pueblo ecuatoriano ha perdido el sentido del olfato? ¿No percibe los olores putrefactos que salen de Carondelet, de los ministerios y centros donde se cocina toda clase de elecciones y esa cosa que hoy se llama justicia, así como del célebre Consejo transitorio? ¿Y qué pasa con nuestra juventud otrora rebelde y altiva? ¿Y qué con nuestras mujeres siempre dignas? No, no puede ser que toleremos que esta lluvia de heces fecales  acabe por cubrirnos a todos y ahogue a nuestra patria.


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________
P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.  
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe

lunes, 10 de diciembre de 2018

TELESUR, ¡A CALLAR!


Diariamente, la verborrea demagógica del régimen morenista se va por las alcantarillas. Así ocurre con los paupérrimos discursos sobre el amor y la ternura, el diálogo y la reconciliación, endebles biombos para esconder el odio, el revanchismo y la persecución. Igual sucede con la cacareada campaña anticorrupción, que sirvió para desplazar al vicepresidente Jorge Glas en nombre de la moral pública, reemplazándolo por María Alexandra Vicuña, quien fue entronizada en el cargo con más aureolas que la Virgen del Quinche, todo para rodar por las escaleras de Carondelet envuelta en un saco maloliente de acusaciones  sobre corrupción.

Ahora será reemplazada por algún bufón del rey de Guayaquil, esto sin ningún diálogo con nadie, salvo con la embajada de siempre, los grandes empresaurios, la banca chulquera y la aplanadora mediática.

A propósito de esta última, los amos de los grandes medios, como Fidel Egas (Banco Pichincha, Canal 4 y más), deben estar bailando en chulla pata de puro contento, al ver que Telesur salió del aire por mandato de Donald Trump, con la complicidad de tantos ovejunos y michelenas que, en el caso del Ecuador, manejan la aplanadora.

Desde que fue fundada por iniciativa del Comandante Hugo Chávez, Telesur se convirtió en la voz de los pueblos latinoamericanos y caribeños para denunciar las atrocidades que el Imperio comete contra ellos, el saqueo del que son víctimas por sus grandes recursos naturales, la brutalidad sanguinaria impuesta por el Pentágono y la CIA en casi  todos ellos , como fuera el caso de las dictaduras militares que los asolaron en décadas recientes, con celebridades como Pinochet, Videla y un sinfín de bolsonaros. A la vez, Telesur se convirtió en el vocero de la humanidad que condena las guerras desatadas por los imperialistas en todas partes, bajo el desbocado afán de convertir al planeta Tierra en miserable comprador de armas, chatarra y ataúdes.

Más no son estas las únicas razones que mueven a los guerreristas y sus sicarios de tinta y de pantallas en el repudio a la libertad de información que representa Telesur. El afán de silenciarlo  tiene sobre todo la finalidad de cobijar los planes de intervención militar en Venezuela, para lo cual, en el caso de Ecuador y Colombia, se juega con la figura terrorista del tal “Guacho”, que resulta más todopoderoso que el Superman de la mitología norteamericana, pues batallones enteros no han logrado dar con él, que se rio a carcajadas cuando Lenín Moreno les dio diez días a tres de sus ministros para meterlo en prisión.

De allí que la OTAN, asentada ya en Colombia, y el Grupo Militar yanqui, asentado en su embajada de Quito, trabajan por unificar los mandos y los planes de los dos países para la agresión directa, toda vez que hasta hoy han fracasado sus criminales maquinaciones para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro y acabar con él mediante una descarga de drones y de bombas.

Pero los genocidas universales (que por cierto han superado a Hitler) están torpemente equivocados: pueden silenciar ahora a Telesur, pero nunca podrán acallar la voz rebelde de Venezuela y de todo un continente. Esa voz que nos viene de Bolívar, Eloy Alfaro, José Martí y tantos otros nuncios de nuestra Segunda y Definitiva Independencia.


E-mail: jaigal34@yahoo.es          Twitter: @jaigal34
_______________________________________________

P.D. Le invito a que escriba su comentario en el recuadro de abajo, no importa si está a favor o en contra. Ejerza su derecho a decir lo que piensa. Además, usted puede suscribirse a este blog en la pestaña de seguidores.
C. M. Mg. Luis Fernando Carvajal Herrera.
Atte.

Twitter: @lufecahe